13 abr. 2016

BILBO DULCE S COOP PEQUEÑA, UN AÑO DE ACTIVIDAD EN EL MUNDO DE LA REPOSTERÍA



Ofrecer al mercado y a los consumidores finales, un producto natural, sin conservantes, sin uso de congelación, que se trate con mimo y lleve una  elaboración artesana que haga recordar los sabores que antaño tenían los postres  y dulces preparados  por madres y abuelas.



Las promotoras Agnes y Maria se conocieron en el curso de Repostería, ofrecido por LANBIDE, a principios del año 2014,a personas en situación de desempleo, e impartido por la COOPERATIVA PEÑASCAL; posteriormente vieron necesaria la incorporación de un tercer socio, Luis Muñoz, con el objeto de  abordar  con garantías de éxito, la consolidación de su proyecto cooperativo.

El entusiasmo por la repostería que  les lleva a experimentar con nuevos materiales, texturas y sabores, el abuso del uso de la congelación, en lo referido a masas y productos semielaborados, así como la precaria situación de empleo ofrecida por el sector,  son los motivos que les llevan a pensar que  su carrera profesional, en el mundo de la repostería a avanzará y la realizará como personas, si arriesgan y luchan por la nueva idea empresarial que tienen en mente.
“Dedicarse en cuerpo y alma a lo que ha sido siempre su vocación: la repostería. Trabajar en su propio negocio. Ofrecer un producto en el que la calidad represente el objetivo máximo a  alcanzar”, se encuentran entre  los objetivos personales de las tres personas socias y trabajadoras de Bilbo Dulce.

Tras ponerse en contacto con WORK-LAN para recibir apoyo y asesoramiento en abril de 2014, es en octubre del mismo año cuando constituyen la cooperativa pequeña de trabajo asociado con la que inician la actividad.

Si bien consideran aventurado realizar una valoración general de la experiencia vivida, entre otras razones, debido al poco tiempo transcurrido desde el inicio de la actividad, no dudan en destacar como aspectos positivos, “poder dedicarte a desarrollar un trabajo que te llena y te realiza, estableciendo objetivos que no respondan únicamente a motivos  económicos”

Colaborar con otros proyectos empresariales que se encuentran en la misma  situación estableciendo lazos de sinergias y empatías, es otra cuestión que destacan como positiva.
Encontrar un espacio físico adecuado, llegar al mercado, y asumir los costes de la seguridad social, se encuentran entre las dificultades que también quieren destacar.

De cara al futuro, la evolución positiva de los resultados obtenidos les permite ser optimistas. La actividad está creciendo en porcentajes considerables lo que les lleva que podrían alcanzar el punto de equilibrio en un futuro no muy lejano y poder vivir de su trabajo,

No hay comentarios:

Publicar un comentario