30 ene. 2012

Las cooperativas de trabajo asociado de mujeres del servicio de ayuda a domicilio, una alternativa con numerosas ventajas

La creación de cooperativas de trabajo asociado en el sector de ayuda a domicilio ofrece numerosas ventajas para la parte trabajadora y empleadora en un momento de incertidumbre, generado por la reciente reforma del régimen especial de las empleadas del hogar. En Bizkaia existe mercado, entidades, recursos y mujeres que podrían hacer realidad la apuesta por el cooperativismo en este sector, según revela el proyecto elaborado por Work-Lan, con el apoyo financiero de la Diputación Foral, y en el que ha colaborado la Fundación Ellacuría.


La ayuda a domicilio y la atención a la dependencia es uno de los pocos  sectores que aún crean empleo en el País Vasco, según revelan los diversos estudios desarrollados por el Gobierno Vasco sobre la situación de las mujeres empleadas del hogar en Bizkaia.

Sin embargo, las dificultades de este yacimiento de empleo son ser un sector económico sumergido Además, el colectivo demanda la formación y acreditación, especialmente, en el área de cuidados en infancia, mayores y dependientes.

La reciente puesta en marcha el pasado 1 de enero del nuevo Real Decreto (1620/2011, de 14 de noviembre), por el que se regula la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar, y a través del cual se integra a las empleadas del hogar en el Régimen General de la Seguridad Social, ha generado mucha desconfianza y desconocimiento en el sector empleador.

La creación de cooperativas de servicios para el hogar es una alternativa a esta situación que ofrece ventajas para las  trabajadoras. En su calidad de socias-trabajadoras, logran la equiparación total de derechos al régimen general de Seguridad Social, frente a la nueva regulación estatal, que establece unos límites como trabajadoras autónomas en las cotizaciones sociales (hasta 748 euros mensuales), y no les otorga el derecho al desempleo. Unos obstáculos que si son superados por las cooperativistas.

Otros beneficios para las socias-trabajadoras de las cooperativas de servicios domésticos son el acceso a formación y cualificación; la posibilidad de incorporar negocios anexos (arreglos textiles, etc); el hecho de ser empresaria, etc.

Ventajas para los hogares   

Por su parte, la parte empleadora consigue una simplificación administrativa, ya que sólo pagan una factura mensual en vez de tener que elaborar nóminas; les transmite una mayor confianza, al contratar a una empresa en vez de a un empleado; y se les ofrece una mejor cobertura en la prestación de sus servicios ante bajas laborales, etc.

Esta iniciativa de Work-Lan de impulsar la creación de cooperativas para las empleadas del hogar pretende emerger el currículo oculto de las mujeres, capacitarlas y cualificarlas de forma transversal,  promocionar la participación de este colectivo para alcanzar sus plenos derechos como trabajadoras.

Work-Lan ha recibido asesoramiento técnico de la experiencia desarrollada en Madrid, a través de la cooperativa Abierto hasta el amanecer (AHA), que ha logrado en los últimos cinco años asesorar a numerosas empleadas del hogar, y que ha posibilitado la creación de cuatro cooperativas de trabajo asociado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario